¿En qué debes fijarte antes de contratar a un redactor freelance?

Abrir una página web o publicar en el blog, como mínimo 1 vez al mes, empezó a ser importante cuando la pandemia dejó claro lo necesario que es estar en Internet. Es cierto que no es fácil destacar entre la cantidad de marcas y empresas que llevan tiempo invirtiendo dinero y esfuerzo para que al hacer una búsqueda en cualquier navegador como «aislantes térmicos para viviendas» salgan las primeras. Por eso, la opción de contratar a un redactor freelance puede rondar por la mente de muchos profesionales.

¿Cuáles son las ventajas de contratar a un redactor freelance? La primera razón es que se encargará de todo. Creará los artículos que tú le puedes encargar o, si lo prefieres, puedes dejar que decida él los temas más interesantes que se pueden tratar. Asimismo, los posts se optimizarán con SEO, con sus correspondientes negritas, imágenes, hiperenlaces y mucho más. Te ahorrará mucho trabajo y te permitirá tener tu web, tu blog y hasta los textos de tu página correctamente optimizados.

Sin embargo, ¿conoces a alguien que haya tenido malas experiencias al contratar a un redactor freelance? Las anécdotas no son escasas y es que en este tipo de profesión puedes encontrarte con personas que afirman ser profesionales, pero que en realidad no lo son. Por lo tanto, hoy quiero explicarte en qué te debes fijar para que un redactor freelance no te juegue una mala pasada. Al final, está tu dinero en juego.

Pídele muestras de su trabajo

Este es un paso fundamental y es que es mucho mejor que le pidas muestras del trabajo que ha hecho un redactor freelance en lugar de que haga una prueba para ti. De esta manera, podrás investigar un poco con quién ha trabajado, qué repercusión ha tenido lo que ha escrito, para qué tipo de marcas ha redactado y si es capaz de adaptarse al tono de cada negocio. Además, es importante que te pueda ofrecer trabajos publicados con su firma, por ejemplo, los que yo realizo para el periódico 20 minutos.

Photo by Tranmautritam on Pexels.com

Pregúntale cuál es su forma de trabajar

Además del consejo anterior, sería recomendable que antes de contratar a un redactor freelance le preguntases sobre la forma que tiene de trabajar. A veces, hay redactores que necesitan plazos amplios para poder enviarte un artículo, en cambio otros pueden ser más ágiles. También, puede que no estén acostumbrados a trabajar en CMS como WordPress y que siempre lo hagan en Word.

Es un punto importante que te fijes en aquellos aspectos en los que puede destacar un redactor y que influirán en tu decisión final para contratarlo. Tal vez, que sea perfeccionista, que tenga acceso a un banco de imágenes interesante o que, como es mi caso, trabaje mejor si hay plazos concretos de entrega de artículos. Esto ya dependerá de tu propia subjetividad y de lo que aprecies al desarrollar este trabajo.

La disponibilidad es fundamental

La mayoría de los redactores freelance te serán sinceros y te dirán si tienen mucho trabajo, si pueden estar abiertos a otros proyectos que les puedas ofrecer en el futuro o si pueden centrarse solo en ti como cliente único si la oferta que le propones es buena. Esto ya dependerá de lo que quieras que el redactor asuma. Si son 2 artículos a la semana y no te puede ofrecer esto, tendrás que seguir buscando.

Eso sí, no te olvides de que si quieres que un redactor se centre solo en ti debes pagarle más por su trabajo. Recuerda que es un profesional que debe llegar a fin de mes para pagar sus facturas y que al ser autónomo tiene una serie de pagos extras que no puede eludir. Por lo tanto, ten esto muy presente porque es algo de lo que vamos a hablar a continuación. El precio también es importante y lo barato no siempre es lo mejor.

Photo by Michaela on Pexels.com

Recuerda que lo barato sale caro

Es una frase muy manida, lo sé, pero créeme que un redactor que cobre barato (por ejemplo, un artículo de 500 palabras por 5 euros) no te va a ofrecer textos de calidad. Al final, estarás perdiendo tu dinero y perjudicando tu reputación en Internet. ¿Sabes lo que supone redactar un artículo? Es normal buscar lo más barato cuando se desconocen los entresijos de esta profesión, pero aquí te los voy a desgranar:

  • La investigación lleva su tiempo. No se puede hacer un artículo sobre aislamiento de fachadas o los problemas que ocasiona el Síndrome del Ovario Poliquístico en mujeres si no se investiga. La información debe ser veraz, estar contrastada y que esta provenga de fuentes fiables. En caso contrario, no estarás aportando nada nuevo y tu contenido carecerá de valor. Esto no te beneficiará.
  • Redactar con SEO no es fácil. Introducir las palabras clave de forma natural, elegirlas bien, escribir el contenido con una extensión fija sin meter paja… Todo esto parece sencillo, pero no lo es en absoluto. Además, debe ser fácil de leer, atrapar la atención de los lectores, ser interesante, etc.
  • Mencionar fuentes de interés aumenta el valor. Cuando se investiga, conviene seleccionar las fuentes óptimas para introducirlas en el artículo y así darle veracidad al contenido. Esto aumentará el interés de los lectores que confiarán en lo que están encontrando en tu página web y que se quedarán para descubrir mucho más. Pero hacer esto no es sencillo y requiere tiempo.
  • Siempre hay que hacer correcciones. Hasta el redactor profesional con más bagaje debe dejar reposar un texto y corregirlo, pues siempre hay algo que pulir. Esto significa que no es cuestión de acabar un artículo y ya está. Se necesita volver a revisarlo después de un tiempo prudencial (unas horas o incluso 1 día). Por lo tanto, todo esto debe tener una remuneración económica.

«El arte de escribir (…) no es tan fácil como parece. Implica una tarea muy difícil: la necesidad de pensar. E implica la necesidad de resolver tres problemas diferentes y muy complejos: ¿qué es lo que quieres decir?, ¿cómo vas a decirlo?, ¿realmente lo has dicho?».

Ayn Rand (escritora).

¿Te imaginas hacer un trabajo que te llevase 4 horas y cobrar solo 10 euros? Pues esta es la situación de muchos redactores freelance que pueden terminar ofreciéndote artículos de baja calidad o, lo que es peor, plagiados. Por lo tanto, no te arriesgues a tener una mala experiencia e invierte en un redactor freelance que pueda realizar un buen trabajo. No es fácil competir en Internet, aunque hay que hacerlo bien. Ten presentes todos estos consejos antes de contratar un redactor freelance y despreocúpate de tu web.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s